La conexión con el público se ha convertido en una pieza clave de las estrategias de marketing de las empresas, más allá de conseguir ventas; ya no vale con hacer el anuncio que todo el mundo recuerde, sino que hay que conseguir que la gente asocie la marca o el producto con una experiencia propia positiva, es decir, el “sumun” de la fidelización del cliente.

Para conseguir esto los especialistas de las compañías han explorado diversos caminos, entre ellos: la personalización de los productos, es un proceso asequible económicamente y con altas tasas de éxitos en sus resultados.